4R+1D = 5R

Si vas a comenzar este nuevo estilo de vida sin basura y mas consciente, tienes que comenzar por conocer  las 5R de Bea Jhonsons. 

  1. Rechazar (refuse)
  2. Reducir (reduce)
  3. Reusar y reparar (reuse and repair)
  4. Descomponer (rot)
  5. Reciclar (recycle)

Bea Jhonsons es una de mis blogueras verdes favoritas, no sólo por todo el contenido que aporta (revísenlo cuando puedan link acá) sino también porque me ayudó muchísimo a que el comienzo fuese fácil. Es ella quien creó este manual, conocido como las 5R, para hacer el trayecto sencillo. Si lo sigues exactamente en el orden verás lo rápido que reducirás tu basura y lo consciente que estarás en el proceso.

RECHAZAR

La mejor manera de no hacer basura es no teniendo más cosas que botar ¿cierto? Entonces vamos a ser muy selectivos con lo que aceptamos tener.  Todo comienza diciendo NO y después dando las gracias.  

De ahora en adelante trata de estar más atenta/o a los productos que compras, utilizas o te ofrecen, pregúntate si son realmente necesarios o si los puedes reemplazar. Por ejemplo, volantes de invitaciones a nuevos locales o eventos, botellas de agua, muestras de perfumes, bolsas de compras, servilletas y sus cantidades, etc. 

Rechaza comprar productos no-sostenibles y que sean de muy bajo costo. Estos tienden a romperse o echarse a perder rápidamente para que tengas que comprarlo de nuevo, lo cual te saldrá más caro a largo plazo. 

Replánteate tus hábitos de compras y cuestiónate si realmente necesitas comprar el producto, si puedes reemplazarlo por algún producto que ya tengas, si tienes algo parecido o si simplemente en 30 días lo vas a seguir necesitando. Créeme, estas preguntas te van a hacer ahorrarte mucho dinero.

REDUCIR

A medida que rechaces qué traer a tu casa vas a tener menos basura con que lidiar y esto lo hace todo muuuucho más fácil. 

¿Tienes que ir en carro a la panadería? ¿Realmente utilizas todos tus zapatos?  ¿Necesitas tener 30 pantalones? ¿Qué cosas de tu casa puedes vender o donar? Estamos en un mercado tan controlado por el marketing que no nos damos cuenta de la cantidad de cosas que compramos y que no necesitamos. Mientras más cosas tenemos, más fácil es acumularlas, siendo más inteligente simplemente no tenerlas. 

Si eres muy rígido en este paso puede ser contraproducente e incluso frustrante. Así que ¡No lo seas! La idea es eliminar para liberar tiempo, dinero y energía para enfocarlas en lo que realmente tiene sentido, no al revés. 

 Hay una regla que trato siempre de cumplir que puedes aplicar a tu vida: por cada cosa nueva debo deshacerme de otra, de una forma circular por supuesto, vendiéndola o donándola. Esta regla ayuda a mantener la energía equilibrada en tus espacios y a mantener el ying y el yang de tu vida.

REUSAR……. Y REPARAR

Estamos acostumbrados a comprar artículos “nuevos” o “mejorados” aún cuando el que tenemos puede ser reusado o reparado. 

La clave es buscarle siempre una segunda vida a las cosas antes de desecharlas. Ya sea usándolas nuevamente para un fin diferente, reparándolas o incluso, quedándonos con piezas que componen el producto. 

Revisa tu casa, hay muchas cosas que debes tener regadas por ahí que probablemente le puedas dar un verdadero uso sin necesidad de estar comprando más. Debemos utilizar el máximo tiempo posible las cosas que ya tenemos y mantenerlas. 

¡También debes estar más abierta/o a comprar en los mercados de segunda mano! Nos han acostumbrado – o mejor dicho, programado – a comprar cosas nuevas constantemente cuando también podemos conseguir cosas de segunda mano intactas o casi intactas. 

Al hacerlo estás haciendo que se utilicen menos recursos para crear nuevos productos, y además estarás aliviando la megaacumulación de los vertederos.

DESCOMPONER

La descomposición (composting) es el paso más importante de todas las R. Es vital no sólo para reducir la basura sino también para cerrar el ciclo de nutrientes y prevenir la contaminación ambiental que causa el cambio climático.

Cuando materia orgánica como la comida termina en los vertederos, se descompone de una forma anaeróbica  -sin oxígeno- creando uno de los gases más peligrosos para el calentamiento del planeta: el metano. De hecho, los vertederos son los terceros emisores de gas metano en Estados Unidos (y Estados Unidos son el segundo país más contaminante del mundo)

Crear abono es una forma de devolverle a la tierra los recursos que nos ha dado, a la vez que re-balanceamos el ciclo de vida de los nutrientes.

Este paso es un GRAN reto.  Para mí ha sido muy díficil y admito que todavía no lo he logrado al 100%. Empezando porque en el edificio en el que vivo “está prohibido” este tipo de “actividades”. (Más adelante les haré un post proponiéndoles soluciones a este paso)

No hay muchos lugares donde descomponer o hacer composting en América Latina, Tienes que investigar mucho en donde vives si hay un lugar comunitario para hacerlo, de no haberlo, ya sabes que puedes proponer su creación o puedes acercarte a los jardines/parques comunitarios y ver si lo hacen en conjunto. Pero les recomiendo investigar primero.

Si vives en una ciudad que todavía no ofrece un lugar de composting comunitario, puedes hacerlo en tu propia casa, en tu patio trasero, en tu jardín, en tu backyard, en donde quieras pero puedes hacerlo. Haz research también de cuál sería el tipo de composting correcto para ti dependiendo de si vives en casa o apartamento. (¿Cómo se hace el composting? Y no tengo idea. Probablemente algunas personas que te lean, tampoco sabrán) quiero hacer un post sobre este tema y linkearlo a este post.

RECICLAR

Esta es la ÚLTIMA opción. 

Las veces en que un producto puede ser reciclado son limitadas, y el mismo proceso de reciclaje requiere mucha energía. Esta energía produce más contaminación, a veces tanta como generar un producto de nuevo. 

Por esta razón es el último paso de nuestra lista ya que esto nos obliga a conscientizar nuestros hábitos de consumo que son los 4 pasos anteriores.

Las dos cosas que pueden ser recicladas infinitamente son el vidrio y el alumnio. Así que trata de comprar siempre productos de este tipo de manera que nunca tengan fin.

El plástico no puede ser reciclado así que no compres plástico. EVÍTALO SIEMPRE. Sólo puede ser infrareciclado (downcycled), lo cual parte del proceso de reciclaje basado en la pérdida de valor del material donde termina siendo utilizado para otras funciones para las que no fue creada. Es decir, siempre va a tener que terminar en un vertedero. Nunca vamos a poder desaparecerlo. 

Otro dato curioso es que no hay una gran demanda por el plástico reciclado. Es mucho más barato hacer plástico nuevo que reutilizar el que ya está creado.

Así que la conclusión de este post es: ¡tenemos la clave para la transformación y podemos lograrlo! Todo comienza siendo más conscientes a la hora de consumir. 

Recuerden siempre preguntarse: ¿realmente lo necesito? ¿de dónde viene? ¿dónde va a terminar cuando termine su vida útil? La consciencia que le pongamos a las respuestas ayudarán a crear una economía nueva, resistente y sobre todo, un nuevo consumidor.