He estado tan acostumbrada a abrir el grifo y tener agua que se me olvidó que el agua  no es infinita. Evidentemente todo esto cambió apenas supe que sólo el 3% del agua del mundo es dulce y sólo el 1% está a nuestra disposición (el 2% restante está congelado en los árticos que están hoy descongelándose). Ahora me impresiona saber cuánta agua despilfarramos al día. El agua es un recurso necesario para nuestra vida y todos deberíamos estar enfocados a preservarlo. Si todos tomamos medidas pequeñas al respecto pudiéramos hacer un gran impacto. 

Te comparto 8 tips para comenzar a impactar:

1. Cierra el grifo

Si te estás cepillando los dientes y lo dejas abierto, ¡ciérralo!

Si te stás lavando la cara o las manos,  ciérralo mientras te pones el jabón y lo mismo puedes hacer con los platos cuando los enjabones.

2. Lavaplatos FULL

Si tienes un lavaplatos automático y lo usas a menudo, pues empieza a fijarte cuán lleno está antes de ponerlo a funcionar. La idea es tenerlo FULL antes de cada lavada. No todos los lavaplatos usan poca agua, por eso hay que hacer que cada lavada valga la pena.

3. El hielo tampoco se pierde

Ese cubito de hielo que siempre se escapa no se puede perder, pónselo a las matas que tengas en materos. El agua derretida que queda en las hieleras úsala para limpiar el piso, lavar platos o cualquier otro uso que se te ocurra.

4. Riega las matas en la mañana

Si tienes un jardín en tu casa o incluso un matero, riégalo en la mañana. Esta es la hora en la que hace menos brisa y hay menos evaporación así que estarás realmente hidratando tus matas sin desperdiciar agua.

5. Ten un tobo en tu ducha – LaMasHEAVY #1

Usa un tobo en tu ducha para guardar todo el agua que cae y utiliza esa agua para otras cosas que necesites en la casa, incluso puede ser para regar las matas si no tiene restos de shampoo o jabón. Verás cuánta agua se pierde en un baño y no dejarás de hacerlo.

6. Si no es marrón, no bajes la poceta – LaMasHEAVY #2 

(o por lo menos lo fue para mi esposo y mi familia) 

¡Es medio asqueroso pero tiene demasiado sentido! Mundialmente se pierde más agua por bajar la poceta que por lavar los platos, ¿puedes creerlo? Así que siempre que sea amarillo, trata de aguantarlo un poco más. En mi casa la única forma de poder hacer esto posible sin poner en riesgo mi matrimonio fue poniendo límites de la bajada diaria de la poceta. Nos propusimos bajar la poceta 10 veces máximo al día, y poco a poco irlo reduciendo. No hemos pasado de la número 5 pero ahí vamos. 

7. No deseches el agua

Muchos utilizan platos desechables para “ahorrar agua” la realidad es que se requieren 24 litros de agua para poder hacer sólo 1 plato desechable. ¿Tú crees que gastes más de esta cantidad a la hora de lavar los platos? 

8. Adiós a los baños largos

Una ducha de 10 minutos consume 200 litros de agua. Un ser humano bebe alrededor de 95 litros en un mes. Creo que saber esto es suficiente para comenzar a hacer un cambio radical en la duración de tu ducha diaria. También es recomendable afeitarse fuera de la ducha.

Nosotros también tenemos un tanque instalado en la casa y creo que eso ayuda muchísimo a no malgastar el agua. Sin darnos cuenta se ha convertido en otra forma de medir el agua que utilizamos en casa.

Como siempre, yo te recomiendo comenzar por las que crees más fácil o con la que te sientes más cómodo/a. No tienes que cambiar toda tu vida de golpe, sólo tienes que reconocer esos aspectos que puedes MEJORAR y dedícarte a trabajar en ellos. 

Cuéntame, ¿de qué otra forma ahorras tu el agua?