En enero siempre me dedico a leer e investigar sobre las tendencias que podemos esperar en mercadeo (porque trabajo en esta área) y el ambiente (porque como saben, me fascina) y este año, me sorprendí muchísimo al encontrar un gran número de opiniones al respecto y hasta me emocioné al ver que la onda “eco” está en tendencia en TODAS las áreas de nuestra vida.

A continuación les comparto 10 tendencias que, según mi criterio, son las más factibles de ver a corto plazo y que además, resuenan bastante con lo que he visto y reflexionado desde este aspecto sobre el 2019.

1. La división climática seguirá

El debate sobre el clima se intensificará, con eventos climáticos más extremos, continuas protestas y la COP 26 que tendrá lugar en Glasgow (Escocia) en noviembre. Lo más probable que el debate se vuelva cada vez más divisivo y que tenga cada vez más fuerza.

Una de las razones es que para crear el cambio a la escala requerida, se necesitará una intervención gubernamental mucho mayor… lo que quiere decir, que el costo será inmensamente mayor a lo estipulado y esto es lo que frenará la rapidez de su aplicación por parte de los gobiernos.

Además, también se necesitará un esfuerzo mucho más grande de nuestra parte como individuos.

2. El Green-Washing aumentará

Con una creciente preocupación por el medio ambiente, las empresas buscarán dar un brillo verde a sus productos. Probablemente, veremos un crecimiento en el uso de palabras como «biodegradable, compostable y sostenible» en nuestras marcas cotidianas, donde no todas se aplicarán al 100%

Se espera que seamos los mismos consumidores quienes se abran paso a través de esta confusión ya que es poco probable que haya una intervención de los gobiernos o de autoridades de estándares publicitarios.

3. Lentamente nos inclinaremos al Slow-Fashion

En 2019, la industria de la moda se enfrentó a un sinfín de críticas cuando los medios y la prensa sacaron a la luz la magnitud del impacto de su industria y su preocupante cadena de suministro.

Gracias a ello comprendimos que la moda rápida ha creado una cultura de ropa desechable – donde muy poco se recicla – y la mayoría termina en vertederos por lo que hemos podido comenzar a percibir un leve cambio hacia una moda más sostenible.

Por ello, ya es una tendencia (que se profundizará en el corto plazo) que las decisiones de los consumidores se basan cada vez más en la sostenibilidad de las marcas que compran.

4. Las energías renovables comenzarán a ganar su puesto

A pesar de que se espera que los combustibles fósiles sigan dominando el mercado por unas décadas más, las energías limpias y renovables comenzarán a ganar su puesto en la producción de energía a partir del 2020.

Una de las razones es que este tipo de energías será cada vez más accesible,sobre todo en cuanto a precios, lo que permitirá a las personas invertir en ellas sin tener que gastar demasiado en costos de instalación.

5. La reducción en nuestro consumo de energía es un hecho

Ahora sí que vienen los vehículos eléctricos (especialmente para el transporte de carga de combustible), la iluminación LED, las casas inteligentes y los edificios con certificación LED. Gracias a ellos la forma en que consumimos energía va a comenzar a cambiar drásticamente.

Ya hemos visto cómo la instalación de iluminación LED ha evolucionado de ser una moda a ser un cambio necesario. Sobre todo ahora que han alcanzado los precios de la iluminación tradicional permitiendo que uno ahorre no sólo energía sino también dinero.

6. Las dietas con base en plantas serán parte de la dieta cotidiana

La capacidad de comer vegano sin gastar grandes cantidades de tiempo y dinero ha aumentado exponencialmente en los últimos años, ha impulsado el veganismo como parte de la dieta cotidiana de muchas personas y del menú de un sinfín de restaurantes como ya hemos visto.

Pero también el mercado de “carne vegetariana” (productos sustitutos de carne o cultivada en laboratorio), está creciendo rápidamente debido a que la mayoría de las personas no les importa si su hamburguesa o parrilla está hecha de carne o no, sólo les interesa el sabor, la textura y cómo se siente.

No nos debería de sorprender esta tendencia después de que Nestlé, el conglomerado de alimentos más grande del mundo, haya afirmado que «la tendencia de los alimentos a base de plantas llegó para quedarse», y GrubHub, el principal mercado de comida para llevar de Estados Unidos, afirmara que la demanda de pedidos de alimentos a base de plantas ha alcanzado un número histórico.

Muchos especialistas creen que el aumento del veganismo será, quizás, la principal tendencia de sostenibilidad que se observará en la próxima década y yo también estoy segura que eso será así.

7. Rumbo hacia la agricultura regenerativa

Por si no saben, la forma en que hemos venido haciendo la agricultura en los últimos años ha puesto nuestros suelos en peligro debido al exceso de extracción de agua y la degradación de la tierra. Por lo que se han empezado a aplicar nuevas técnicas para evitar el actual agotamiento de la capa superior del suelo – lo que se conoce hoy como “agricultura regenerativa” . Estas técnicas prometen aumentar la biodiversidad, enriquecer los suelos y mejorar las cuencas hidrográficas y el ecosistema.

Con grandes marcas como Patagonia, Dr. Bronners y Justin’s Nut Butters detrás del movimiento de agricultura regenerativa, esta tendencia suena prometedora a largo plazo.

8. Nuestra relación con el plástico va a evolucionar y la reusabilidad será protagonista

Como estamos comenzado a ser consumidores más conscientes, los nuevos modelos de negocio circulares podrían crecer notablemente durante esta década.

La reducción del exceso de envases de plástico seguirá siendo la mayor tendencia de sostenibilidad en la próxima década y se espera que siga logrando su impacto tanto en las empresas como en los consumidores.

El movimiento zero waste o cero residuos crecerá exponencialmente y hará que incluso las empresas repiensen en el ciclo de vida de sus productos y su reutilización así como también podremos ver un consumidor creativo buscando nuevas formas de reutilizar sus productos anteriores.

Conclusión: la compra sin desperdicios es una tendencia que apenas está comenzando a surgir y que probablemente se acreciente más durante esta década.

9. Mejoras en el reciclaje y compostaje

A pesar de que se hayan logrado avances con el compostaje y el reciclaje en todo el mundo, ambos tienen grandes desafíos.

Entre la prohibición de China de reciclar basura a otros países (China compraba basura a otros países y la reciclaba) y materiales como el bioplástico que no agregan nutrientes a su producción, nuestro sistema de gestión sostenible de residuos/ basura necesita una gran revisión.

Así que lo más probable es que se hagan nuevas inversiones en tecnologías que ayuden a mejorar tanto el reciclaje como el compostaje, al mismo tiempo que seremos testigos de una moda que ya comenzó, pero que deja mucho camino que recorrer: productos hechos con material reciclado.

10. Consumidores y ciudadanos más conscientes

Incluso aquellos que se sintieron desesperados por la falta de apoyo político en el área ambiental han expresado optimismo sobre cuán apasionada es la próxima generación de consumidores y ciudadanos cuando se trata del cambio climático y la contaminación del plástico en los océanos.

En mi opinión, la tendencia de sostenibilidad que tendrá el mayor impacto en las empresas y los consumidores en la próxima década es mayor conciencia, educación y acción en torno a las iniciativas de sostenibilidad.

Las personas seguirán recurriendo a las redes sociales y las calles para exigir a los gobiernos y las empresas que tomen medidas sobre cuestiones ambientales. Las expectativas de las empresas para abordar problemas como el cambio climático, la deforestación y los desechos continuarán creciendo. Como consecuencia, los consumidores, especialmente los más jóvenes, cambiarán su lealtad a las empresas que perciben que están actuando en estos temas.

Como resultado, espero que muchas empresas aumenten sus compromisos de sostenibilidad a través de prácticas de reciclaje más responsables, esfuerzos para ser más eficientes energéticamente y donaciones para causas ambientales e incluso hagan el trabajo necesario para obtener el estatus de Corporación B.

CONCLUSIÓN: Todas estas tendencias sólo nos demuestran cuánto hemos crecido como sociedad, ciudadanos y, sobre todo, como consumidores. Hasta hace sólo unos años este tipo de tendencias ni siquiera existían y hoy nos encontramos analizando su futuro y proyecciones. Así que no duden en el potencial que tenemos para cambiar el futuro del planeta y verlo suceder 🙂

¡Compartan si les gustó u opinen abajo si queiren comentar algo al respecto!

Fuentes:

Top 10 global consumers trends for 2020

Sustainability trends that will shape 2020